sábado, 29 de abril de 2017

Lazaga en pantalla ancha

Pedro Lazaga fue uno de los cultivadores de primera hora de la pantalla ancha en España, habitual del Filmascope de José Luis Dibildos -Las muchachas de azul (1956), Ana dice sí (1958), Luna de verano (1959), Los tramposos (1959) y La fiel infantería (1959)-, pero dispuesto a ensayar también con el Cinemascope original -Torrepartida (1956)-, el italiano Teschniscope -Los siete espartanos / I sette gladiatori (1962)-, el francés Totalvision -El tímido (1965)-, el Superscope -Posición avanzada (1965)- e, incluso, los anónimos procedimientos anamórficos empleados en Fin de semana (1962) y Eva 63 (1963).

Casi siempre busca el modo de organizar de manera atractiva los motivos encudrados, sacando partido dramático -cuando no espectacular- a esta anómala proporción de pantalla gracias a la utilización sistemática de los espejos, a la incorporación de los fondos con contraste con la figura en primer término, al recurso a la simetría, a los reencuadres mediante elementos del decorado o de atrezo, y a la reunión o dispersión de los personajes en la pantalla de acuerdo con las relaciones que se establecen entre ellos.

He aquí algunos ejemplos procedentes de Torrepartida, La fiel infantería, Eva 63 y El tímido.

  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


 
 
 
 
 
  


 
 
 
  
 



 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario